Modificar la microflora intestinal en tratamientos para la obesidad

Endocrinos estudian modificar la microflora intestinal para tratar la obesidad mediante la alimentación o trasplantes

La ingesta de 20 calorías más todos los días por los cambios de la microbiota puede provocar 20 kilos más en 20 años.

La última línea de investigación que están estudiando los endocrinos para luchar contra la obesidad es modificar la microflora intestinal mediante un cambio de la alimentación, con la reducción de grasas en la dieta y la introducción de alimentos probióticos, prebióticos o que contengan polifenoles como el vino tinto, y en un futuro incluso como un trasplante de la microbiota.

Al respecto, el jefe del Servicio de Endocrinología y Nutrición de los Hospitales regional y Virgen de Málaga, el doctor Francisco José Tinahones, ha explicado que por el momento se han conseguido resultado en ratones y ha confiado en obtener resultados en los humanos en un par de años.

Este es una de los avances que se presentaron en la rueda de prensa inaugural del 56 Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición que se celebra en el Palacio de Congresos de Valencia hasta el próximo viernes para analizar la situación de diabetes, que sufren dos de cada 10 españoles, y de la obesidad y sobrepeso, que afecta ya al 65 por ciento de la población adulta.

El doctor Tinahones ha explicado que además del aumento de calorías aparejadas a una disminución del ejercicio físico característico de las sociedades avanzadas los expertos relacionan el incremento de la obesidad en las últimas decadas con «los cambios importantes en los microorganismos que se alimentan de materias orgánicas en nuestro intestino (microbiota)».

Así, se ha detectado que el uso generalizado de antibióticos y la mayor asepsia, limpieza, pueden haber provocado que la diversidad de estos microorganismos en nuestro intestino disminuya. De hecho, ha constatado que «nada tiene» que ver la microbiota de un niño de Valencia de uno de Burkina Faso.

En ese sentido, ha explicado que algunas de estas especies de microorganismos contribuyen a digerir alimentos que no se digerirían si no estuvieran de forma que son capaces de absorber más de 150 calorías al día. De este modo, el incrementos en las últimas décadas de las bacterias que digieren esos alimentos pueden tener efectos a largo plazo ya que «la in gesta de 20 calorías más diarias, una galleta, provocaría 20 kilos más de peso en 20 años».

VALENCIA, 21 May. (EUROPA PRESS)
seguir leyendo el articulo completo en: http://www.europapress.es/comunitat-valenciana/noticia-endocrinos-estudian-modificar-microflora-intestinal-tratar-obesidad-alimentacion-trasplantes-20140521141251.html

Ander Urederra

Soy un colectivo simbiónte. O mas bien estoy en él.

También te podría gustar...