Cambios en el estilo de vida pueden alargar los telómeros, una medida del envejecimiento celular

La epigenética (la relación del medio externo con la célula) aplicada a la nutrición está de moda. Hace no más de 10 años nació la “nutrigenómica” como nueva disciplina que auguraba grandes éxitos. Se vendió bien cara y hoy en día ya está casi olvidada, porque como dicen los expertos, apenas los genes influyen más del 5% en los problemas de salud relacionados con la nutrición, como la obesidad o el cáncer. Recientemente ELPAIS publicó un artículo muy revelador sobre el tema http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/09/30/actualidad/1380565744_023627.html

Ahora sabemos que la salud se ve más afectada por los cambios en los estilos de vida (incluyendo el cambio en la alimentación) que por la herencia genética. En este artículo se demuestra hasta qué punto la alimentación y un estilo de vida saludable pueden afectar al ADN y por tanto a la longevidad celular.

 

Un pequeño estudio piloto, publicado en la edición digital de ‘The Lancet Oncology’, muestra por primera vez que los cambios en el estilo de vida, principalmente en la dieta, el ejercicio, la gestión del estrés y el apoyo social, pueden dar lugar a telómeros más largos, las partes de los cromosomas que afectan el envejecimiento.

El estudio fue realizado por científicos de la Universidad de California en San Francisco y el Instituto de Investigación de Medicina Preventiva, un centro público de investigación sin fines de lucro en Sausalito, California, que investiga el efecto de la dieta y estilo de vida en la salud y la enfermedad, ambos en Estados Unidos. Los autores dicen que esperan que los resultados inspiren ensayos más amplios para probar la validez de los hallazgos.

«Nuestros genes y nuestros telómeros, no marcan necesariamente nuestro destino», dijo el autor principal, Dean Ornish, profesor clínico de Medicina de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), y fundador y presidente del Instituto de Investigación de Medicina Preventiva.

«Muy a menudo la gente piensa que si tiene malos genes, no hay nada que pueda hacer al respecto», dijo Ornish. «Sin embargo, estos hallazgos indican que los telómeros pueden prolongarse en la medida en que la gente cambia la forma en la que vive. La investigación indica que los telómeros más largos se asocian con menos enfermedades y una vida más larga», agregó.

Los telómeros son las tapas protectoras en los extremos de los cromosomas que afectan a la rapidez con que las células envejecen. Son combinaciones de ADN y proteínas que protegen los extremos de los cromosomas y ayudan a mantenerse estables, por lo que, a medida que se hacen más cortos y conforme su integridad estructural se debilita, las células envejecen y mueren más rápido.

En los últimos años, los telómeros más cortos se han asociado con una amplia gama de enfermedades relacionadas con el envejecimiento, incluyendo muchas formas de cáncer, demencia,  accidente cerebrovascular, enfermedad cardiovascular, obesidad, osteoporosis y diabetes.

Durante cinco años, los investigadores siguieron a 35 hombres con cáncer de próstata localizado, en fase inicial para explorar la relación entre los cambios integrales de estilo de vida y la longitud del telómero y la actividad de la telomerasa. Todos ellos estaban bajo vigilancia activa, que consiste en seguir de cerca la patología de un paciente a través de la detección y la biopsia.

Diez de los pacientes llevaron a cabo cambios de estilo de vida que incluyen: una dieta basada en vegetales (rica en frutas, verduras y cereales no refinados y baja en grasas y carbohidratos refinados), ejercicio moderado (caminar 30 minutos al día, seis días a la semana), reducción del estrés (práctica de yoga suave basado en estiramientos, respiración y meditación), además de participar en un grupo de apoyo semanal. Se le scomparón con otros 25 participantes del estudio que no modificaron sus hábitos de vida.

El grupo que realizó los cambios de estilo de vida experimentó un aumento «significativo» en la longitud de los telómeros de aproximadamente un 10 por ciento. Además, cuantas más personas modificaron su comportamiento mediante la adhesión al programa de estilo de vida recomendado, más importante fue la mejoría de la longitud de los telómeros, según vieron los científicos.

Por el contrario, los hombres en el grupo de control tenían una longuitud de los telómeros más corta, casi un 3 por ciento más corta, al final del estudio de cinco años, ya que, por lo general, la longitud de los telómeros disminuye con el tiempo. Los investigadores dicen que los resultados pueden no estar limitados a los hombres con cáncer de próstata y es probable que sean relevantes para la población general.

«Nos fijamos en los telómeros en la sangre de los participantes, no en su tejido de la próstata», detalló Ornish. El nuevo estudio es una continuación de una investigación similar piloto en 2008 que duró tres meses, en la que se pidió a los mismos participantes que continuaran con el mismo programa de estilo de vida y, al final del estudio, mostraron un aumento significativo de la actividad de la telomerasa, una enzima que repara y alarga los telómeros.

El nuevo estudio fue diseñado para determinar si los cambios de estilo de vida afectarían longitud de los telómeros y la actividad de la telomerasa en estos hombres durante un período de tiempo más largo. «Fue un gran hallazgo que tiene que ser confirmado por estudios más grandes -destacó el coautor Peter R. Carroll, profesor y director del Departamento de Urología de la UCSF–. El acortamiento de los telómeros aumenta el riesgo de una amplia variedad de enfermedades crónicas. Creemos que el aumento de longitud de los telómeros pueden ayudar a prevenir estas enfermedades e incluso prolongar la vida».

http://www.europapress.es/latam/estadosunidos/noticia-eeuu-cambios-estilo-vida-pueden-alargar-telomeros-medida-envejecimiento-celular-20130917001036.html

 

Lancet Oncol. 2013 Sep 16. pii: S1470-2045(13)70366-8.

Effect of comprehensive lifestyle changes on telomerase activity and telomere length in men with biopsy-proven low-risk prostate cancer: 5-year follow-up of a descriptive pilot study.

Ornish DLin JChan JMEpel EKemp CWeidner GMarlinRFrenda SJMagbanua MJDaubenmier JEstay IHills NKChainani-Wu NCarroll PR, BlackburnEH.

 

Source

Department of Medicine, University of California San Francisco, San Francisco, CA, USA; Preventive Medicine Research Institute, Sausalito, CA, USA. Electronic address: dean.ornish@pmri.org.

 

Abstract

BACKGROUND:

Telomere shortness in human beings is a prognostic marker of ageing, disease, and premature morbidity. We previously found an association between 3 months of comprehensive lifestyle changes and increased telomerase activity in human immune-system cells. We followed up participants to investigate long-term effects.

METHODS:

This follow-up study compared ten men and 25 external controls who had biopsy-proven low-risk prostate cancer and had chosen to undergo active surveillance. Eligible participants were enrolled between 2003 and 2007 from previous studies and selected according to the same criteria. Men in the intervention group followed a programme of comprehensive lifestyle changes (diet, activity, stress management, and social support), and the men in the control group underwent active surveillance alone. We took blood samples at 5 years and compared relative telomere length and telomerase enzymatic activity per viable cell with those at baseline, and assessed their relation to the degree of lifestyle changes.

FINDINGS:

Relative telomere length increased from baseline by a median of 0·06 telomere to single-copy gene ratio (T/S)units (IQR-0·05 to 0·11) in the lifestyle intervention group, but decreased in the control group (-0·03 T/S units, -0·05 to 0·03, difference p=0·03). When data from the two groups were combined, adherence to lifestyle changes was significantly associated with relative telomere length after adjustment for age and the length of follow-up (for each percentage point increase in lifestyle adherence score, T/S units increased by 0·07, 95% CI 0·02-0·12, p=0·005). At 5 years, telomerase activity had decreased from baseline by 0·25 (-2·25 to 2·23) units in the lifestyle intervention group, and by 1·08 (-3·25 to 1·86) units in the control group (p=0·64), and was not associated with adherence to lifestyle changes (relative risk 0·93, 95% CI 0·72-1·20, p=0·57).

INTERPRETATION:

Our comprehensive lifestyle intervention was associated with increases in relative telomere length after 5 years of follow-up, compared with controls, in this small pilot study. Larger randomised controlled trials are warranted to confirm this finding.

FUNDING:

US Department of Defense, NIH/NCI, Furlotti Family Foundation, Bahna Foundation, DeJoria Foundation, Walton Family Foundation, Resnick Foundation, Greenbaum Foundation, Natwin Foundation, Safeway Foundation, Prostate Cancer Foundation.

 

Copyright © 2013 Elsevier Ltd. All rights reserved.

También te podría gustar...