Recomendaciones de vida

 La primera intención al abordar una alimentación sana debería ser: «Todos los productos que ingiera deberían de ser Biológicos o Orgánicos». No deberíamos consumir tomates y zanahorias que no fuesen de ese origen por la cantidad de pesticidas que se les pone. Igual o parecido pasa con los pescados que proceden de cultivos marinos, granjas, como son el salmón, la trucha, la lubina, etc. Los pescados que comamos deberían de ser salvajes. Con el atún el pez espada y otros túnidos, tenemos el problema de la contaminación por mercurio de modo que también los suprimiríamos quedándonos solamente con Caballa, sardina, bocarte, etc. El pescado blanco que de momento mejor podemos ingerir son los lomos merluza congelada con piel. Son congelados en alta mar y creo que no le añaden ningún aditivo. Es muy importante también el concepto de lo transgénico ya que ahí es donde eta el principio de muchas dolencias articulares y las llamadas «enfermedades nuevas». Por este motivo deberemos de suprimir también el maíz y todos aquellos productos que sospechemos que puedan ser transgénicos. También te recomiendo el suprimir cualquier producto que contengan proteínas hidrolizadas de origen vegetal o animal. Si leíste un informe sobre este tema ya sabes porque lo digo, en caso contrario, métete en el blog: http://miconciencia2010.blogspot.com/ y en el apartado de «lecturas imprescindibles lo encontraras. El titulo: EXCITOTOXINA, EL SABOR QUE MATA, imprímelo pues es largo y se necesita leerlo cómodamente.

Primera intención: O como biológico o no como.
Suprimir de la alimentación:
Alimentos Transgénicos.
Azúcar blanca y morena y todos los productos que la contengan de forma añadida. (Caramelos, bollos, chocolate, galletas, etc.)
Puede ser sustituida por Panela (azúcar de comercio de precio justo).
Comentario: La caña de azúcar o la remolacha normalmente es tratada, para su decantación, con Ácido. Sulfúrico, quedando a partir de ese momento alojado un ion de bisulfito que desplaza a los iones de di sulfuro propiciadores de una buena interconexiok ón neuronal.
Fructosa (no más de 3 gramos/día por kilo de peso).
Aspartamo, sacarinas y todos los edulcorantes sintéticos.
Zumos de frutas envasados.
Conservantes del E-220 al E-230 (sulfitos)
Suplementos de hierro cuyo principio activo sea el Sulfato ferroso.
Comentario: El sulfato ferroso para ser asimilado pierde un oxigeno quedando entonces convertido en Sulfito ferroso.
Todos los lácteos, quesos etc. y helados (queso fresco de cabra, si. Depende de la cabra)
Todos los embutidos. 
Comentario: Independientemente de la toxicidad de sus ingredientes por la propia toxicidad y de sus aditivos, existe la peligrosidad de los formaldehidos del proceso de ahumado.
Todos los frutos secos excepto las nueces y almendras.
Comentario: Están siendo radiados y los oleaginosos (casi todos) acumulan más fácilmente tóxicos difíciles de eliminar por su metabolización.
Todas las carnes empezando por las de cerdo.
Comentario: Solicitar información sobre el incesto.
Todos los pescados y mariscos. Fundamentalmente los túnidos, los de piscifactoría y los de jaulas marinas. Los mejores pescados serian los de ojos pequeños (la sardina, caballa. Etc.)
Atún en lata
Comentario: Suelen ser túnidos grandes con un riesgo mayor al haber acumulado más mercurio.
Champiñones, setas. 
Huevos, si no son biologicos.
Tomate y zanahoria si no son biológicos.
Comentario: Son los alimentos con más carga de pesticidas sistémicos.
Naranja.
Ajo en todas sus formas y la cebolla cruda.
Comentario: Sus esencias bloquean la estructura energética del cardias y píloro pudiendo dificultar el manejo adecuado de las Vitaminas, Oligoelementos, Hidratos de Carbono, etc. (el ajo puede ser sustituido fácilmente por puerro.)
Sustituir el trigo por espelta y/o centeno.
Comentario: Solicitar información trigo.
Recomendaciones:
Las legumbres siempre con arroz en la proporción de una cucharada de legumbre por plato de arroz
No tomar nunca fruta de postre.
Empezar las comidas con una ensalada de frutas o normal. Aliñar con vinagre de manzana, sal marina y aceite de oliva.
A lo largo del tiempo, muchos alimentos que considerábamos comunes se han retirado de nuestra dieta después de que los científicos demostraran posibles efectos perniciosos sobre nuestra salud. La conveniencia de tomar o no determinadas sustancias, sobre todo los temidos colorantes y conservantes, ha generado gran controversia entre los científicos, y la polémica se aviva cada vez que aparece un estudio asociando algunas sustancias con la aparición de cáncer o problemas mentales.
La legislación alimentaria se mueve siempre en un tira y afloja entre las autoridades gubernamentales, los científicos, la industria y los grupos ecologistas, que acaban generando un batiburrillo informativo en el que es difícil sacar conclusiones. En un intento por arrojar algo de luz sobre el asunto los nutricionistas estadounidenses Mira Calton y Jayson B. Calton acaban de publicar el libro Rich Food, Poor Food(Primal Nutrition), un manual sobre los ingredientes que aparecen en los productos comerciales y que, según ellos, deberíamos evitar.
En su opinión, hay una serie de aditivos que es mejor no consumir, pese a que sigan siendo legales. Las principales autoridades sanitarias, la Food and Drug Administration de EEUU (FDA) y la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (AESA), siguen debatiendo su prohibición, debido a diversos estudios que asocian su consumo con problemas de salud. Estos son los 5 ingredientes que están en el punto de mira.
1. Tartracina (E-102)
La tartracina es un colorante artificial muy común en la industria alimentaria, que en Europa se etiqueta como E-102. Está presente en alimentos de todo tipo: bebidas, purés, patatas fritas, repostería, sopas instantáneas, helados, caramelos, chicles, mermeladas yogur, gelatinas… En general puede estar en cualquier alimento de color amarillo o naranja. Es además el colorante que se comercializa para “amarillear” las paellas.
Se trata de uno de los colorantes más cuestionados desde la publicación en 2007 de un estudio en The Lancet que asociaba su consumo, y el de otras cinco sustancias, con el aumento de la hiperactividad en los niños. El estudio causo una gran polémica, y muchos científicos se mostraron en contra de sus resultados, perotanto la FDA como la AESA abrieron investigaciones sobre el asunto. La AESA solo detectó que la tartracina podía causar reacciones de intolerancia, como irritaciones cutáneas, en un pequeño porcentaje de población, pero el debate sobre sus posibles efectos adversos reaparece recurrentemente. En opinión de los Calton, es un colorante que debe evitarse siempre que sea posible dado su origen: tintes derivados de alquitrán de hulla.
Su uso alimentario está prohibido en Noruega y estaba prohibido en Austria y Alemania, pero dado que la AESA aprobó su uso, las políticas locales sobre el colorante dejaron de tener efecto es estos dos países. Su prohibición, no obstante, se sigue debatiendo en Europa y Estados Unidos.
2. Olestra
La olestra es un aditivo alimenticio que se desarrolló en los años 70 para sustituir a las grasas naturales. Se utiliza en la preparación de alimentos que suelen contener una gran cantidad de grasas, como las patatas fritas, debido a su capacidad para freír los alimentos sin aportar a estos calorías ni colesterol. Su uso está prohibido en Canadá y lo estuvo en Reino Unido.
La FDA no quería que se etiquetaran como saludables productos que están en lo más alto de la pirámide alimentaria, y que empuja a consumir con moderación, por lo que fue siempre reticente a la aprobación del aditivo. No obstante, después de casi dos décadas de burocracia, y debido a las presiones, la FDA aprobó la sustancia a finales de los 80 para su uso en patatas fritas, galletas y otros snacks que en seguida se etiquetaron como light. Los productos fueron un éxito, pero en 1996, la FDA renovó la licencia obligando a las marcas a etiquetar en los productos con olestra sus conocidos efectos secundarios. Las ventas cayeron en picado en cuanto los consumidores encontraron una etiqueta que decía lo siguiente: “Este producto contiene Olestra. Olestra puede causar cólicos abdominales y diarrea. Olestra inhibe la absorción de algunas vitaminas y otros nutrientes. Se han añadido vitaminas A, D, E, y K”.
Hoy en día la olestra sigue siendo legal en Estados Unidos y la Unión Europea y puede encontrarse en determinadas marcas de patatas fritas comerciales. Aunque la obligación del etiquetado se levantó en 2003, las ventas nunca se recuperaron. En 2011 un estudio de la Universidad de Purdue constató, además, que el consumo de patatas fritas con olestra durante un tiempo prolongado provocaba un aumento mayor de peso que la ingesta de patatas fritas convencionales.
3. Amarillo crepúsculo (E-110)
El colorante alimenticio “amarillo crepúsculo”, que se etiqueta como E-110, está presente en alimentos como mermeladas de albaricoque, galletas y productos de pastelería, sopas instantáneas, batidos de chocolate, harina para rebozar y margarinas. También es responsable del color anaranjado de los Doritos Tex-Mex.
El E-110 se fabrica a partir de hidrocarburos aromáticos de petróleo y estaba presente también en el estudio de The Lancet que lo relaciona con la hiperactividad. Además, es responsable de reacciones alérgicas en personas con intolerancia a la aspirina. En 2009 la AESA redujo la cantidad diaria máxima que aconseja consumir, de 2,5 mg/kg a 1,0 kmg/kg, por los supuestos efectos cancerígenos que podría ocasionar su ingesta en cantidades mayores. En 2011 se anunció una nueva reducción, en esta ocasión en las bebidas, de 50 mg/L a 20 mg/L.
Su uso alimentario está prohibido en Noruega. También lo estaba en Finlandia pero, al igual que la tartracina, dado que la AESA aprobó su uso, las políticas locales sobre el colorante dejaron de tener efecto.
4. Azul brillante FCP (E-133)
El azul brillante FCP es un colorante, tóxico a partir de ciertas cantidades, que estaba prohibido en numerosos países europeos antes de que la AESA aprobara su uso alimenticio (aún está prohibido en Suiza). Se usa, principalmente, para colorear de azul helados, dulces y bebidas (es el colorante que da su tono característico a algunos refrescos para deportistas y a las bebidas de tipo blue tropic).
Según las autoridades, no entraña ningún riesgo siempre que su ingesta máxima no exceda de 12.5 mg/kg de peso corporal. Según algunos estudios podría provocar reacciones alérgicas en personas que ya padezcan de asma pero, al margen de esto, hay varios estudios que insisten en su inocuidad.
5. Butilhidroxianisol y Butilhidroxitolueno (E-320 y E-321)
Estos antioxidantes de nombre impronunciable, y origen sintético, proceden de la industria petrolera y se utilizan en alimentación, muchas veces combinados ya que potencian mutuamente sus efectos, para evitar la degradación de las grasas.Aunque su presencia se ha ido reduciendo con el tiempo, siguen siendo compañeros habituales de algunos productos, principalmente snacks salados. Su uso está autorizado en la mayoría de países (en Europa está permitida su presencia, conjunta, hasta en 200 ppm del total de la grasa), excepto en Japón, donde está prohibido desde 1958 y en Australia, donde no se permite su consumo a los niños.
Algunos estudios han mostrado que el BHA y el BHT (menos habitual) tienen propiedades potencialmente cancerígenas. Aunque todavía no hay una evidencia sólida al respecto, y hay estudios que se contradicen, la Organización Mundial de la Salud ha rebajado recientemente su ingestión diaria admisible, y cada vez más empresas lo están retirando de sus preparados.
Es posible que quieras leer mas sobre el tema de la alimentacion. En caso afirmativo puedes continuar;
EL EFECTO DE LA COCA COLA EN TU CUERPO.
En los primeros 10 minutos: 10 cucharadas de azúcar entran a su sistema. Usted no vomita inmediatamente del dulce tan exagerado porque el acido fosfórico corta el sabor, permitiéndole a usted soportarlo.
A los 20 minutos: El nivel de azúcar en su sangre aumenta rápidamente, causando una explosión de insulina. Su hígado responde a esto convirtiendo cualquier cantidad de azúcar que pueda atrapar en grasa. (Y hay mucha azúcar en estos momentos)
A los 40 minutos: la absorción de la cafeína esta completa. Sus pupilas se dilatan; la presión de su sangre sube; como respuesta, su hígado suelta mas azúcar en su torrente sanguíneo. Los receptores de adenosina en su cerebro ahora están bloqueados y esto previene que a usted le dé sueño
A los 45 minutos: Su cuerpo aumenta la producción de dopamina, estimulando los centros de placer en su cerebro. Esto es físicamente, la misma forma en que la heroína trabaja, a propósito.
A los 60 minutos: El ácido fosfórico amarra el calcio, magnesio, y zinc a su intestino, causando una aceleración extra a su metabolismo. Este está compuesto por altas dosis de azúcar y endulzantes artificiales lo cual incrementa la excreción urinaria del calcio.
A los 60 minutos: las propiedades diuréticas de la cafeína entran a trabajar. (Le hace dar ganas de ir al baño.) Ahora es seguro que usted evacuara el calcio, magnesio y zinc que estaba dirigido hacia sus huesos, así mismo como los electrolitos, sodio y agua.
A los 60 minutos: Mientras la fiesta dentro del cuerpo muere poco a poco, y se comienza a tener un bajón de azúcar. Los consumidores se pueden volver irritables, lentos o perezosos.
También ya ha, literalmente, orinado toda el agua que estaba en la Coca Cola. Pero no sin antes agregarle nutrientes valiosos que su cuerpo pudiera haber usado para cosas tan importantes como hidratar su sistema, o construir huesos y dientes fuertes.
Esto será seguido por un bajón de cafeína el cual vendrá en las próximas horas. (Tan solo 2 si usted es un fumador.)
La Coca Cola sola no es el enemigo solamente en este caso. Es el combo dinámico de dosis inmensas de azúcar combinadas con cafeína y acido fosfórico, las cuales son encontrados en todas las gaseosas y sodas del mundo.
Bebida Multiuso
En muchos de los estados de USA, la Patrulla de Caminos porta 10 litros de Coca Cola en su auto para quitar la sangre que queda sobre el pavimento, después de un accidente. Puedes poner un bistec de carne en una recipiente lleno de Coca Cola y éste se desaparecerá en dos días. Para limpiar un inodoro, sólo debes vaciar una lata de Coca Cola dentro de la taza y dejarla en reposo durante una hora, luego tira de la cadena.
El ácido cítrico de la Coca Cola, quita las manchas de la porcelana vidriosa. Para remover las manchas de óxido del cromo de los paragolpes de los coches tienes que frotar con un trozo de papel aluminio arrugado mojado con Coca Cola y éstas desaparecerán al frotar. Para limpiar la corrosión en los terminales de la batería de tu coche echa una lata de Coca Cola sobre ellos y las burbujas se llevaran la corrosión. Para aflojar un tornillo oxidado aplica un trapo empapado con Coca Cola durante varios minutos y éste estará listo para salir.
Para quitar manchas de grasa en la ropa, coloca las piezas engrasadas dentro de la lavadora. Vacía encima una lata de Coca Cola, agrega el detergente y lava el ciclo completo.
La Coca Cola soltará la manchas de grasa. También sirve para limpiar el parabrisas de tu coche cuando se ensucie en el camino. El ingrediente activo en la Coca Cola es ácido fosfórico. Su PH es 2.8, esto basta para disolver un clavo en 4 días.
Adicto a la Bebida
Los refrescos de cola contienen una sustancia ‘potencialmente adictiva’, la cafeína, extraída de la nuez de cola, otro de los ingredientes de la famosa fórmula. Esta sustancia, consumida en módicas cantidades (20 mg.) es un estimulante del sistema nervioso que produce sensaciones agradables, pero si se ingiere en cantidades elevadas (400 a 600 mg.) puede provocar insomnio, taquicardia, dolores de cabeza y hasta ataques de ansiedad. Una lata de Coca Cola contiene aproximadamente 50 mg. de cafeína, y si tomamos en cuenta que generalmente una lata “nunca es suficiente” o si pensamos en los envases de más de un litro (que sin duda alguien en algún momento ha tomado completos), la ingestión de cafeína sobrepasa el límite entre lo agradable y lo tóxico, además la cafeína, si se consume en frío, acelera su acción. Esta sustancia es principalmente peligrosa para los niños.
La Coca Cola contiene también gas carbónico que, según la AMEDEC, es un ingrediente que provoca “adicción psicológica”.
El color característico de la Coca Cola se debe a un aditivo llamado e-150, este ha sido asociado con deficiencia de vitamina B6 que es importante para la metabolización de las proteínas y la salud de la sangre, su carencia puede producir anemia, depresión y confusión entre otros síntomas, además de generar hiperactividad y bajo nivel de glucosa en la sangre.
Hasta hace poco, la compañía Coca Cola era una de las principales empresas consumidoras de azúcar. Ahora, en lugar de utilizar el azúcar como un ingrediente más de su fórmula, está utilizando alta fructuosa, un jarabe hecho a base de maíz transgénico proveniente de los Estados Unidos esto se da en los países que no prohíben los transgénicos. Esto además de causar graves daños a la industria azucarera, y particularmente a los campesinos cañeros, resulta en perjuicio de los consumidores que ni siquiera saben lo que están comprando y consumiendo. Sí, los refrescos de la marca Coca Cola, como muchos otros productos que utilizan alta fructuosa, contienen transgénicos.
Por si fuera poco, los azúcares que contiene el refresco, paulatinamente van disolviendo el esmalte de los dientes debilitándolos y produciendo caries. Y no solo eso, los azúcares que no logra digerir el organismo, se transforman en grasa, dando como posible consecuencia sobrepeso e incluso problemas de obesidad.
Anteriormente la diabetes estaba asociada a pacientes adultos, pero en el último tiempo se ha visto un aumento de casos de esta enfermedad en niños y adolescentes con exceso de peso. Actualmente existen 22 millones de niños menores de 5 años con sobrepeso. La diabetes es una enfermedad que afecta principalmente los ojos, riñones, los pies y el corazón
Y para aquellos que creen que este problema se resuelve tomándose una “coca light”, les tenemos otra noticia: hay estudios que señalan que el consumo de sustitutos de azúcar, o azúcar sintética en grandes cantidades, provoca daños cerebrales, pérdida de memoria y confusión mental (según la AMEDEC). La sustancia que provoca estas afecciones se llama aspartamo y sostienen que podría contribuir al desarrollo del Alzheimer. Además, señalaron que los componentes químicos del “aspartamo” tienen otras consecuencias graves por un consumo excesivo, como daños a la retina y al sistema nervioso.
Ya estás enterado de algunas de las consecuencias que puede traer para tu salud tomar Coca Cola… y eso que no conocemos todos los ingredientes, de la famosa “fórmula secreta”.
Coca Cola fue nombrada una de las “10 peores empresas” de 1998 por Multinacional Monitor por “llenar a los niños americanos de azúcar y agua de soda”.
Si a pesar de todo lo anterior, te apetece continuar con alguna información mas, en los párrafos siguientes encontraras un resumen de lo publicado en el blog miconciencia2010.blogspot.com con el titulo: EXCITOTOXINA, EL SABOR QUE MATA
EL LENTO VENENO (E-621)
                                             GLUTAMATOMONOSÓDICO
El GMS es un veneno lento . El envenenamiento lento del GMS se oculta detrás de 25 nombres o más, tales como “saborizante natural”. El GMS está también en las marcas de Café de Tim Horton y otras similares.
Me preguntaba si pudiera haber un químico actual causando la epidemia masiva de obesidad y lo mismo se preguntaba , John Erb. El era investigador asistente en la Universidad de Waterloo en Notario, Canadá y pasó varios años trabajando para el gobierno. Hizo un asombroso descubrimiento mientras recorría las revistas científicas para un libro que estaba escribiendo “El Lento Envenenamiento de América “.
En cientos de estudios en todo el mundo, los científicos estaban creando ratones y ratas obesas para usar en estudios y pruebas de dietas o diabetes. Ninguna raza de ratas o ratones es obesa por naturaleza, así que los científicos los crearon. Hicieron a estas criaturas mórbidamente obesas al inyectarlas con GMS recién nacidas. El GMS triplica la cantidad de insulina que el páncreas crea, causando que las ratas (¿y los humanos?) se tornen obesos. Hasta tienen un título para los roedores gordos que crean: “Ratas tratadas con GMS”.
Me sentí también impactado. Fui a mi cocina para revisar las alacenas y el refrigerador. El GMS estaba en todo: Las sopas Campbell, los Doritos , las patatas fritas saborizadas de Lays, las hamburguesas de Betty Crocker, las salsas enlatadas de Heinz, las comidas preparadas congeladas , aderezos para ensaladas de Kraft, especialmente las “saludables bajas en grasas“. Los artículos que no marcaban el GMS en las etiquetas tenían algo llamado “Proteína Vegetal Hidrolizada”, que es solamente otro nombre para el Glutamato Monosódico.
Era chocante ver cuántos de los productos con que alimentamos a nuestros niños cada día, están llenos de esta sustancia. Esconden el GMS bajo muchos nombres diferentes a fin de engañar a quienes leen cuidadosamente la lista de ingredientes, para que no puedan encontrarlo. (Otros nombres para el GMS“Accent”, “Aginomoto”, “Suavizante Natural de Carnes” etc.)
Pero eso no es todo. Cuando nuestra familia salía a comer, empezamos a preguntar en los restaurantes qué artículos en el menú tenían GMS. Los empleados, aún los gerentes, juraban que ellos no usaban GMS. Pero cuando les pedimos la lista de ingredientes que nos proporcionaron, encontrábamos seguramente suficiente GMS y Proteína Vegetal Hidrolizada en todos lados. Burger King, McDonalds, Wend’s, Taco Bell , cada restaurante , hasta los que no son de comida rápida como TGIF, Chilis, Applebees y Denny’ s usaban GMS en abundancia. Kentucky Fried Chicken resultó el PEOR trasgresor.
El GMS estaba en todos los platillos de pollo, en los aderezos de las ensaladas y salsas. No era de extrañar que me encantara comer la cubierta de la piel, ya que su especia secreta era ¡GMS!
¿Por qué se encuentra el GMS en tantos alimentos que comemos? ¿Es un preservativo o una vitamina? No es así, de acuerdo con mi amigo John. En el libro que él escribió, una revelación sobre la industria de alimentos adictivos llamado “El Lento Envenenamiento de América”, él dice que el GMS se añade a la comida por el efecto adictivo que tiene sobre el cuerpo humano  http://www.spofamerica.com
Hasta la propaganda en la red patrocinada por los fabricantes de alimentos del grupo lobby que apoya el GMS en http://www.msgfactscom/facts/msgfact12.html explica que la razón por la cual lo añaden a la comida es para hacer que la gente coma más.
Un estudio de personas mayores mostró que la gente come más de las comidas a las cuales se les añade. La Asociación Glutamato del grupo lobby dice que comer más beneficia a los ancianos pero ¿qué hace para el resto de nosotros?
“A qué no puedes comer solo una “, toma ahora un significado totalmente nuevo en lo que respecta al GMS. ¿Y nos preguntamos por qué la nación tiene sobre peso? Los mismos fabricantes del GMS admiten que vuelve adictas a las personas hacia sus productos. Hace que la gente elija sus productos sobre otros y hace que la gente coma más de eso de lo que haría si no tuviera GMS añadido.
No solamente está probado científicamente que el GMS causa obesidad, sino que es ¡una sustancia adictiva! Y CAUSA ENVENENAMIENTO!!! Desde su introducción en el abastecimiento de alimentos en América hace cincuenta años, el GMS se ha añadido en mayores y mayores dosis a los alimentos pre-empacados, sopas y alimentos rápidos que nos sentimos tentados a comer cada día. La FDA no ha puesto límites sobre la cantidad que puede añadirse a la comida. Ellos alegan que es seguro comerlo en cualquier cantidad.
¿Cómo pueden alegar que es seguro cuando hay cientos de estudios científicos con títulos como éstos?
Lesión hipotálamica inducida por inyección de glutamato monosódico en períodos de lactancia y desarrollo subsecuente de la obesidad. Tanaka K. Shimada M. Nakao K., Kusumoki Exp Neurol 1978 Oct.
Sí, el último estudio no fue un error de tipografía. FUE escrito en 1978. ¡Tanto la “comunidad de investigación médica” como “los fabricantes de alimentos” han sabido los efectos colaterales durante décadas! Muchos más estudios mencionados en el libro de John Erb relacionados con el GMS y la Diabetes, Migrañas y dolores de cabeza, Autismo, ADHD y hasta Alzheimer.
¿Pero qué podemos hacer para que los fabricantes de alimentos dejen de poner el “engordador” y adictivo GMS en nuestros alimentos y dejen de causar la epidemia de obesidad que ahora estamos viendo?
Aún cuando uno lee esto, G.W.Bush y sus compañías partidarias están impulsando un Escrito a través del Congreso llamado la “Acto de la Responsabilidad Personal en el Consumo de Alimentos”, también conocido como el “Decreto de las Hamburguesas con Queso”, esta ley barredora prohíbe a cualquiera demandar a los fabricantes, vendedores y distribuidores de alimentos. Aún si resulta que ellos con todo propósito añadan un adictivo químico a sus alimentos.
Hace varios meses, John Erb llevó su libro y sus preocupaciones a uno de los más altos oficiales de la salud del gobierno en Canadá. Mientras estaba sentado en la oficina de Gobierno, el oficial le dijo “Claro que sé lo malo que es el GMS, ¡yo no tocaría esa sustancia!” Pero ese alto oficial del gobierno se negó a decirle al público lo que él sabía.
Los grandes medios no desean decirle al público tampoco, temiendo demandas legales con sus publicistas. Parece que la caída de la industria de los alimentos rápidos puede dañar su margen de utilidad. Los productores de alimentos y restaurantes han estado convirtiéndonos en adictos a sus productos durante años y ahora nosotros estamos pagando el precio. Nuestros niños no deberían ser maldecidos con la obesidad causada por un aditivo adictivo de los alimentos. ¿Pero qué puedo yo hacer? ¡Solamente soy una voz! ¿ Qué puedo hacer para dejar de envenenar a nuestros niños mientras nuestros gobiernos están asegurando protección financiera para la industria que nos está envenenando?
Si tú eres uno de los pocos que todavía cree que el GMS es bueno para nosotros y no crees lo que John Erb tiene que decir, míralo por ti mismo. Busca la Biblioteca Nacional de Medicina en http://www.pubmed.com teclea las palabras Obesidad GMS y lee unos pocos de los 115 estudios médicos que ahí aparecen.
Nosotros, el público, no deseamos ser ra tas en un experimento gigante y nosotros no aprobamos los alimentos que nos convierten en una nación de obesos, letárgicos, borregos adictos, alimentados por la línea del fondo de la industria alimenticia, mientras esperamos un trasplante de corazón, una amputación inducida por la diabetes, ceguera o cualquier otro desorden que amenace la vida, inducida por la obesidad. Con tu ayuda podemos poner un final a este envenenamiento. Haz tu parte en enviar este mensaje de palabra, por correo electrónico o al distribuir impresiones a todos tus amigos por todo el mundo y detén este “Lento Envenenamiento de la Humanidad” por la industria de alimentos.
Todo esto empezó en los años sesenta con un libro que se llama Primavera Silenciosa, es difícil encontrarlo pero existe otro mucho mas actual que se titula, Nuestro futuro robado.
Tu veras lo que haces, yo hice mi parte facilitándote esta información.

También te podría gustar...