Recomendaciones para la protección solar

Tanto en invierno como en verano: vivimos con el Sol.Ese astro soberano, bondadoso o implacable, que es fuente de Salud y vitalidad o también un agente peligroso sobre todo para nuestra piel.
Por ello es importantísimo protegerse y hacer un buen uso y no un abuso del sol.
La piel es nuestro mayor órgano, como prueba un par de datos: tiene 2 m2 de superficie y 4´5 – 5 kg de peso.
Y lo más importante: Tu piel tiene memoria: por ello cuídala.
Si estas al aire libre: trabajando, disfrutando o practicando deporte: siempre protégete con fotoprotección.
Ten un bronceado seguro con una adecuada protección de los rayos del sol, que debe ser externa con una crema fotoprotectora y también desde dentro a través de la alimentación.

La fotoprotección recomendable es de factor 30 o superior y en algunas personas se recomienda utilizarla todo el año.
En el agua la fotoprotección debe ser resistente al agua, renuévala sobre todo después de los baños.
Protégete antes, durante y tras la exposición solar:
Aplícate fotoprotección solar 30 minutos antes de la exposición solar y después renuévala cada 2 horas.
Evita la exposición solar entre las 12 y las 17 horas
La exposición debe ser progresiva: 15 minutos los primeros días y 30 minutos posteriormente.
En general: se recomienda limitar las exposiciones.
No expongas a sol a los niños menores de tres años sin protección total,
siempre se recomienda vestirlos con gorra y una camiseta seca.
Si utilizas crema hidratante: aplícate el fotoprotector 20 minutos tras la crema.
Tienes que saber: que el bronceado no protege de los efectos nocivos del sol.
Para los ojos es muy importante: utilizar gafas de sol homologadas capaces de filtrar los rayos UVA y UVB.
El agua, la nieve y la arena reflejan los rayos solares, aumentando sus efectos sobre la piel.
Por ello ten cuidado en los días nublados o a la sombra: el agua y la arena aumentan el efecto del sol.
Si vas a tomar rayos UVA, consulta a tu médico, no son nada recomendables.
Si estas tomando algún medicamento, con el sol pueden producir reacciones alérgicas.
En caso de estar embarazada la exposición solar no es recomendable y además aumenta la posibilidad de cloasma: manchas en la cara.
Evita el uso de colonias antes de exponerte al sol porque también pueden aparecer manchas en la piel
Si adviertes que un lunar o una peca cambia de color, forma o tamaño, consulta a tu médico.
Alimentos recomendados para la protección solar:
Alimentos ricos en vitaminas antioxidantes como el betacaroteno y la vitamina E: grandes protectores de la piel.
Carencias de sus niveles aumentan riesgo de quemaduras y envejecimiento prematuro de la piel.
Se recomiendan alimentos ricos en betacaroteno, lo encontramos en las verduras y frutas con pigmentos de color amarillo-anaranjado-rojizo.
Tomemos a diario: zanahoria, calabaza, tomate, pimiento, melón, albaricoque, melocotón, níspero, mango, fresas…
La vitamina E, la encontramos en el aceite de oliva, el aguacate y los frutos secos como nueces o la pipa de girasol.
Para tomar el sol con protección desde Tu interior, lo ideal es comenzar a tomar estos alimentos al menos tres meses antes de comenzar la exposición al sol.
Tomémoslos directamente, como frutas, preparémoslos en ensaladas, gazpachos y sopas frías como de tomate, zanahoria y melón.
Y por último recordar que una hidratación adecuada es esencial para prevenir la deshidratación: por ello bebe 2 litros de agua al día.
Tras la exposición solar se recomienda hidratar la piel con una crema hidratante de aloe vera o caléndula.Virginia Ruipérez
www.shantivir.org

También te podría gustar...